Etiquetas

, , , , ,

Caprice des Dieux, 1994. Sexos-lámparas, espejos. 37 x 19 x 7,5 cm.

“… el trabajo de Ana Carceller y de Helena Cabello refleja el amor homosexual femenino. Discriminadas y marginadas, las parejas homosexuales femeninas no tienen demasiada ocasiones para manifestar su amor públicamente. […] Aquí lo expresan con gran sentido del humor: sus dos sexos son dos cajas de queso francés Caprice des Dieux […] que ha sido, nos aseguran, previamente comido. La forma ojival del envoltorio basta para sugerir la idea del sexo femenino, enfatizada aún más, si cabe, por el material que lo envuelve y por la rajita central, que se ilumina muy tenuemente. “Es como la luz que intentas dar a un discurso, que no consigues iluminar del todo”. Ya se sabe, las sexualidades “otras” son marginales, y más si se trata de mujeres. La obra, en su sencillez y nimiedad, es todo un manifiesto: son dos sexos femeninos que, situados a la altura de los propios sexos de las artistas, se miran el uno al otro: como encandiladas en su amorosa simetría, en su propio goce. El mirada, en fin, sobre el sexo, y el sexo de la mirada.”

Victoria Combalía. Cómo nos vemos. Imágenes y arquetipos femeninos. 1998

Un beso

Un beso, 1996. Video monocanal, DVD, blanco y negro, sonido, 3’20

Vía

“Grabado en blanco y negro muestra en primer plano un largo beso entre dos mujeres, una imagen que se ve alterada por un ruido de fondo procedente de una discusión cuyos términos no se entienden con nitidez. Este barullo impide la concentración del acto central (el beso) y el disfrute consiguiente por parte de miradas ajenas”.

Juan Vicente Aliaga. Genealogías feministas en el arte españo: 1960-2010. 2013

Anuncios