Etiquetas

, , ,

clayton2_301013_1383148861_20_

“Art School Stole My Virginity” es un proyecto performativo de Clayton Pettet, artista de 19 años y estudiante en la escuela de arte Central Saint Martins de Londres. En esta performance el artista presentará en directo la pérdida de su virginidad, involucrando en el acto a un partenaire masculino. Su duración será indeterminada y estará abierta al público.

En palabras del propio Clayton Pettet: “La idea de ‘La escuela de arte robó mi virginidad’ se me ocurrió cuando tenía dieciséis años, todos mis compañeros en la escuela estaban perdiendo su virginidad, era increíblemente difícil para mí entender por qué yo era todavía virgen y por qué eso era tan importante para la gente que me rodeaba. Mi obra no es tanto una declaración como una pregunta. Todo esto de la virginidad era algo muy emocional para mí y así ha sido desde entonces. Empezó como un proceso de pensamiento que se convirtió en una pieza performativa que tengo intención de presentar al público. […] Siento que ahora es el momento para una nueva escena. Perder mi virginidad será la nueva era vanguardista que Londres ha estado esperando sin saberlo”. Según Clayton, le damos “demasiada importancia” a la primera vez y quiere deshacerse de este “estigma”.

tumblr_inline_n0oz0rsA8J1s9i5yj

“El aspecto clave del arte performativo es que sólo debe ser realizado una sola vez, y este es el ejemplo máximo de una performance que sólo puede ocurrir una vez en la vida”, comenta Pettet sobre su proyecto. 

La virginidad masculina es el tema explorado por Clayton Pettet: “La pérdida de la virginidad masculina es todavía muy abstracta, un momento indiscernible, lo que me lleva a preguntarme si existe realmente. Si es así, ¿puede un hombre perder su virginidad?”. También introduce la cuestión de la homosexualidad: “¿Cuándo perdemos la virginidad los homosexuales? ¿Es la virginidad real para las mujeres y los hombres o es sólo una palabra de ignorantes que se utiliza para dictar el valor previo al matrimonio que tiene una mujer?”.

Pasamos del valor social y simbólico de la virginidad en los periodos en los que el patriarcado desempeñaba un papel más poderoso que el ejercido hoy en día, al valor de lo subjetivo y la autorrepresentación del yo como formas-mercancía en el espectáculo del arte: “He estado guardando mi virginidad durante 19 años y no voy a desperdiciarla”, declara el joven artista en su blog.

Y sorprende esta afirmación: “Quiero que la audiencia vea si algo ha cambiado entre yo y mi compañero una vez finalizada la acción”.


Blog de Clayton Pettet

Fuente

Anuncios