Etiquetas

, , ,

Estas imágenes muestran la modalidad más extrema de la servidumbre voluntaria. Después de la derrota de Stalingrado, Joseph Goebbels, Ministro de Propaganda del Tercer Reich, pronunció este famoso discurso el 18 de febrero de 1943 en el Palacio de Deportes en Berlín. Delante de una multitud de 20.000 alemanes Goebbels pide la guerra total y pregunta: «¿queréis una guerra total, una guerra tan total que hoy no os podéis ni imaginar lo total que será?». Y el grito es extático: «¡Sí! ¡Sí! ¡Sí!». Antes había dirigido varias preguntas referidas a aceptar las crecientes demandas de la guerra, a trabajar más horas, “trabajar diariamente diez, doce y si fuera preciso, catorce o hasta diez y seis horas, y darlo todo por la victoria”; a cerrar teatros y restaurantes caros … y así paulatinamente. Una serie de preguntas todas relacionadas con la renuncia al placer y la aceptación de la penuria, a las que le sigue el grito enloquecido de: «¡Sí!».

Las expresiones de la multitud muestran una euforia que se nutre precisamente de la satisfacción a la que el sujeto renuncia. La exigencia es sin límite, el mandato es imposible de cumplir a no ser renunciando de modo extremo a cualquier tipo de bienestar. Toda política depende o manipula cierto nivel de lo que Zizek llama “economía del goce” y aquí está representada la economía del goce practicada por el régimen nazi. En la renuncia a la satisfacción, hay satisfacción. Es lo que Freud denominó superyó, refiriéndose a la estructura que expuso en “El malestar de la cultura” y que se relaciona con la renuncia voluntaria y la apropiación de esta renuncia por parte de los poderes.

El amor se desliza aquí hacia la identificación con un líder, a la fijación en determinados ideales y mandatos que asumen (peligrosamente) formas colectivas, fenómenos de masas basados en el sentimiento de pertenencia a un grupo. Se trata de una identificación simbólica que se apoya en el líder, necesita de los lazos afectivos y se sostiene por la dimensión de goce que provee o asegura.


Dos vídeos con el discurso más completo en:

Ver texto del discurso completo

Anuncios