Etiquetas

,

Si los condenas a muerte
si los matas,
ellos serán los seis clavos
de tu caja,
los seis clavos de tu vida,
los últimos, si los matas.
Ellos serán los seis clavos,
los últimos, de esa España
que solo sabe de muerte,
triste España
que solo existe en el mundo
cuando de la muerte habla,
cuando sólo
por ti la mano levanta
para matar, pues la muerte
es la vida de esa España.
Pero los mates o no,
tu muerte está ya cercana.
Ya estás muerto, muerto, muerto,
ya en la tapa
de tu ataúd hay seis clavos
que la clavan,
que para siempre la clavan.


Alberti escribió este poema en una iglesia romana teniendo presente en su pensamiento las madres de los seis jóvenes vascos, condenados a muerte por Franco en el “Proceso de Burgos” (1970).


Leer Tabla de Dicterios (para cantarla a Franco en las escuelas)

Anuncios