Etiquetas

Lo di y lo recibí
sin que lo necesitásemos.

Lo di y lo recibí
sin que supiésemos de dónde vino.

Lo di, lo recibí
inventado, interpretado, tergiversado,
manipulado, edulcorado y enrarecido.

Lo di, lo recibí
con lo que tenía, con lo que creó.

Y sirvió.

A Ella y a mí
cuando éramos dos.

Sirvió a todos y a mí,
cuando éramos más.

Sirvió para el momento y
sirvió para hoy, pues
era algo indefinible, algo
inabarcable que nos dijo
que Ella lo valía,
como yo,
más o menos,
supongo.

Sirvió y nos hizo.

No sé si más, si mejores,
y aunque
no hubiera venido para servir,
el amor sirvió.

Y nos hizo.

Os recomiendo el estupendo blog “Hambre” de José A. González.

Por qué los enamorados parecen gilipollas

El calor de los abrazos

Love is

LOVE IS

Anuncios