Etiquetas

,

1345567404_403904_1345567803_noticia_normal

Haruhiko-Kawaguchi4-550x736

image-365556-videopanoplayer-qryj

Este artista japonés reclutó en distintos night clubs a 80 parejas para llevar a cabo este trabajo que lleva por título Flesh Love. Envasó al vacío en plástico los cuerpos de las parejas que se prestaron a ello, junto con algunas ropas y otros objetos seleccionados. Empleó para ello bolsas de 100 x 150 cm., las mismas que se emplean para envasar carne. El corte de sumistro de oxígeno es una técnica sexual conocida desde la antigüedad donde placer y sufrimiento se sirven mezclados.

El amor se sirve en bandeja, también los cuerpos y su imagen, como objetos de consumo, inertes, inmóviles, naturalezas muertas. Según Kawaguchi, aunque una pareja se rompa siempre quedará un momento para la inmortalidad. Es la idea de la utopía romántica y de las intimidades congeladas del capitalismo avanzado de las que habla la sociológa Eva Illouz. El mercado romántico de las relaciones de pareja es el lugar donde cada individualidad afirma su valor y a la vez es la fuerza que crea las condiciones y modela la forma en que amamos.

Flesh Love Flesh Love

Flesh Love
Haruhiko-Kawaguchi4

Flesh Love

 

Anuncios