Etiquetas

Muy sugerente el post de Miguel Leache “La cárcel de Pamplona” en su blog Passy en invierno.

Me acuerdo de Gaston Bachelard para quien “el espacio conserva el tiempo comprimido”. “Yo soy el espacio donde estoy”, dice Noël Arnaud. También me trae a la mente la pregunta que se hacía Jean Améry, ¿qué cantidad mínima de patria, qué dosis de arraigo o de hogar necesita un ser humano? ¿Qué cantidad mínima de amor a un lugar se precisa para habitar de forma humana?.

Anuncios