Etiquetas

,

Vuelvo nuevamente al tema de las disimetrías en el amor y el deseo, esta vez en la obra de Karin Dolk. La simetría de las palabras genera una deriva del sentido, una disimetría de los significados, una doblez desajustada.

“Desde un principio, en la dialéctica del ojo y de la mirada, vemos que no hay coincidencia alguna, sino un verdadero efecto de señuelo. Cuando en el amor, pido una mirada, es algo intrínsecamente insatisfactorio y que siempre falla porque – Nunca me miras desde donde yo te veo. A la inversa, lo que miro nunca es lo que quiero ver”. Lacan

Ver sitio web de la artista.

Anuncios