Etiquetas

Eso no, vida mía,
eso no voy a dártelo
yo que te lo doy todo.
Los abismos sin vértigo,
La luz sin quemaduras.
La pasión que es un tigre que salta un aro en llamas
Las mentiras hermosas como camaleones
que fingen el color de la verdad.
Eso no, vida mía.
Las sábanas que llevan a calabozos blancos.
Los triunfos que consisten en sumar dos derrotas.
La lealtad con heridas.
La paz entre cuchillos.
El corazón que exige una balanza.
Eso no voy a dártelo.
Yo que soy por ti el agua que regresa del hielo;
la roca que una noche despertó siendo estatua;
yo que te doy mi vida;
yo que quisiera darte hasta mi muerte;
eso nunca,
amor mío.
Eso,
no voy a dártelo.

Benjamín Prado

Miguel Leache nos ha enviado este poema. Gracias!

Anuncios