Etiquetas

,

Hay tanto ruido, Cielo. Ruido ahí fuera, donde el mundo se hace mundano, machacón, irascible, barrizal y a veces asesino de sueños.

Hay tanta prisa, Cielo. Prisa por llegar a no se sabe donde, prisa, por estar, donde nunca hay nadie, y donde nunca se llega. Prisa por morir.

Hay tanto de tanto. Tanto por trabajar, tanto por hacer, tanto por decir, por estar, por figurar, por competir.

Y no hay vida, mi Cielo. Que no hay vida para tanto. No hay tiempo para verse cumplidas las expectativas que nos plantea el mundo y su vorágine.

Es por eso, porque creo que la vida es corta, que me ha entrado prisa.

Es una casi prisa, casi atropello, casi locura, casi desenfreno, casi ansiedad…

Y si, mi amor, perdona mi prisa. Por que por nada del mundo quiero que mi prisa te ahogue, ni te oprima, ni te encarcele, ni te niegue, ni te ciegue, ni te suprima.

Tengo prisa inocente, es una prisa blanca. La misma que siento cuando me quito la ropa al encontrarme contigo.

Tengo prisa por darte los besos que no te di.  Prisa por darte los besos que no te pueda dar. Prisa por amarte, todo lo que no te ame, por amarte lo que no te podré amar.

Porque mi amor, hay tanto de todo, más de lo que nos imaginamos y sin embargo que poco hay de lo importante.

Por eso tengo prisa.

JOSU

Anuncios